lunes, 14 de mayo de 2007

Las drogas y el sexo

Desde jóvenes todos hemos convivido con rumores o mitos acerca de potentes drogas que eran capaces de alterar el comportamiento sexual de la pareja.

Yo recuerdo haber crecido ante el mito de la famosa Cachondina, que era capaz en la bebida de provocar que cualquier hembra cayese rendida a tus encantos.
Jamás conocí a nadie que la consiguiera, pero todos conocíamos de ella y sus maravillosos efectos ( incluso aquel famoso chiste de aquella chica a la que se la dió su novio , la dejo en el coche y mientras entró a buscar preservativos a una gasolinera y cuando volvió se la encontró en el cambio de marchas montada).

El siempre concurrido monotema sexual, no ha parado de generar hoax o mensajes via mail o boca a boca.
Hace unos años circulo la leyenda de la droga Progesterex que era utilizada por violadores para meterlo en bebidas en las discotecas para luego abusar de las chicas.
Había que tener cuidado si tenías novia, o avisaban a los padres de lo que podía suceder a sus hijas.

El Progesterex era facilmente conseguido porque se daba a animales para sedarlos y esterilizarlos, la gente con acceso a granjas la conseguía facilmente.
Lo más gracioso es que esta droga provocaba amnesia ( la victima no se acordaba de nada), esterilizaba de forma permanente ( si la tomabas ya jamás podrías tener hijos) y perdías el conocimiento.

El Progesterex se diluía facilmente y no era perceptible por el sabor.

He aquí que era perfecta para el violador, podía "cazar" facil a la víctima dado que la mezcla era rapida y después no oponía resistencia,además no tenía que preocuparse de dejar embarazada a la chica y esta no podía idenficarle.

Por supuesto generó que bastantes chicas no aceptaran copas de desconocidos y que siempre dejaran alguien de confianza vigilando sus vasos cuando iban al baño.

2 comentarios:

Carlos Escamilla dijo...

aire acondicionado
calderas de gas
reformas madrid
reformas

Anónimo dijo...

HAY UNA COSA QUE SE LLAMA BURUNDANGA Y ESO HACE QUE LA PERSONA QUE LO INGIERA PIERDA TOTALMENTE LA VOLUNTAD, Y NO ES UNA LEYENDA URBANA